Sesiones

En qué consiste nuestra metodología y actividad sobre la Descodificación Biológica de los sintomas y/o dolencias

Lo primero que aclaro en todos mis eventos de las Descodificaciones en Vivo, seminarios, conferencias, entrevistas de medios y principalmente en mis consultas, es que no soy médico, tampoco psiquiatra, psicólogo o terapeuta proveniente de sistemas tradicionales, más allá del conocimiento que pueda tener al respecto, sino que soy un individuo formado, pero fundamentalmente auspiciado por mi propia experiencia que ha determinado y formado mi propia linea.
Considero que estoy en permanente formación y aprendizaje, no solo de ésta apasionante ciencia de la Descodificación Biológica, si no de las distintas disciplinas científicas que pude ir incorporando y corroborando a lo largo de las 3000 sesiones experimentales para descodificar. Soy un ser que está especialmente interesado en avanzar en lo científico y cada vez con más experiencias para seguir difundiendo con esmero y a nuestros semejantes, el conocimiento adquirido directamente de mis consultas y revelaciones que se me presentan en cada una de ellas. Por lo tanto, cada sesión es un seminario de formación para mi. Vivo en el anhelo permanente de brindar este conocimiento transformador y exponerlo en forma práctica en los encuentros masivos para descodificar.Es por eso que me dedico a exponerme como canal para ingresar al inconsciente de las personas. Es mi diamante y pienso que fui guiado para conectarme en masa con personas enfermas,también con sus conflictos emocionales y personas a su vez sanas que buscan desesperadamente un cambio. En las sesiones puedo ver rápidamente su trangeneracional que me vienen en imágenes fuertes y determinantes, aunque eso no determina su enfermedad actual. Importante aclarar ésto: Mi experiencia en las sesiones me lleva a la siguiente conclusión lógica; en la mayoría de los casos de personas enfermas que vienen a verme en las consultas, se puede apreciar claramente que sus conflictos están relacionados directamente con la propia historia del mismo individuo y no necesariamente de su pasado, aunque puede determinar y poner de relieve ciertas circunstancias de su vida en cuanto a acontecimientos, bloqueos y por supuesto también enfermedades congénitas. En nuestros seminarios de segundo nivel le enseñamos a intuir rápidamente su árbol a nuestros participantes a través de una técnica que no dura más de 20 minutos, sin tantos datos y esfuerzo psicológico de búsqueda de información.

Aclaración: La descodificación biológica o biodescodificación no funciona en sí misma y nunca ha curado a nadie. Nos curamos cuando nos reconciliamos ante la presencia divina de otro cerebro que hace de espejo y que utiliza sabiamente la energía cuántica de la intuición del corazón junto a la herramienta como mapa de ruta.

¿Esta práctica conlleva efectos colaterales o secundarios?
Debido a que el objetivo principal de las consultas es indagar en la vida psicoemocional del interesado en busca de la vivencia de estrés y programante del conflicto luego biologizado, normalmente la metodología no presenta ningún tipo de efecto secundario o colateral. En el peor de los casos, si no se logra hallar el conflicto, la dolencia seguirá exactamente el curso que tenía antes de la consulta de descodificación. El especialista y consultante tienen siempre la opción de esforzarse al máximo a fin de insistir en la intención de hallar el conflicto y comprenderlo, utilizando diversos recursos. El éxito depende en gran medida del compromiso, la disposición y apertura del CONSULTANTE para con su trabajo de auto conocimiento y exploración.

¿Cuántas consultas se necesitan?
En algunos casos es suficiente con una consulta y/o sesión, si en ella se logra encontrar el conflicto y des programarlo completamente a través del proceso de toma de conciencia. Aun así es igualmente muy recomendable tomar al menos una segunda consulta de seguimiento, pasado un tiempo prudencial de asentamiento. No se trata de un tratamiento prolongado ni de asistencia regular. Generalmente en la primera sesión ya se nota que la aplicación del método aplicado especialmente por el terapeuta hizo efecto al ver como sorprendentemente remite el síntoma, por el hecho se encontrar el código biologico que subyacía a nivel inconsciente.

¿Qué síntomas o dolencias se pueden tratar?
Cualquier dolencia o enfermedad se puede descodificar, incluso algunas que seguramente no había pensado que pudieran tratarse. Es posible trabajar sobre dolencias como el cáncer, constelaciones esquizofrénicas, lupus, hipo e hipertensión, diabetes, tiroiditis, obesidad, depresión, bruxismo, leucemia, artritis, esclerosis múltiple, colesterolemia, e incluso el sida (HIV) etc.
Este etcétera comprende, felizmente, la posibilidad de trabajar sobre cualquier enfermedad o dolencia conocida.

¿Se trata de un tema de fe o de sugestión?
Definitivamente no. El fundamento de la Descodificación de los síntomas y/o Dolencias es netamente científico, comprobable y demostrable en la práctica, tal como ha sido hecho por los principales eruditos en la materia, a través de varios años de investigación y desarrollo. La fe en la sanación y en el descodificador puede jugar un papel favorable en cuanto a la facilidad para hallar el conflicto, la apertura del consultante para trabajar con él, y la disposición para con el especialista, pero no son condiciones necesarias de base. De hecho, en la práctica, muchas personas que realizaron sesiones sin creer que en verdad podrían curarse de esta forma, estructuraron luego una fe muy sólida gracias a la grata sorpresa de resultados positivos en sus propios pasos hacia la sanación, lo que demuestra a las claras que la confianza muchas veces se obtiene a partir de la evidencia, y que no es indispensable para tratarse.

¿Hay algún requisito?
Es necesario un diagnóstico médico de la enfermedad a fin de comenzar a trabajar con la Descodificación, y es también muy importante haber leído completamente esta información, y la que refiere a la ciencia en sí:Los menores de edad, así como los pacientes imposibilitados de manejarse por sus propios medios, deberán asistir acompañados de un adulto mayor, que responderá por ellos.

¿Influye de alguna manera en el tratamiento médico o en la medicación en curso?
De ninguna forma. Las consultas tratan únicamente de la investigación minuciosa de la vida psicoemocional del individuo, de la comprensión del fundamento y funcionamiento de esta ciencia, y el de la lógica y el sentido de su enfermedad o dolencia en particular, apoyando así su sendero de comprensión y toma de conciencia con las herramientas más oportunas de que dispone el descodificador, no obstante, bajo ninguna circunstancia se modifica el o los tratamientos médicos de cualquier tipo que el paciente pudiere estar realizando. Se desaconseja totalmente abandonarlos, sustituirlos o suspenderlos. La consulta de Descodificación de las Dolencias y Enfermedades no sustituye la consulta médica en ningún caso.

¿Cómo funciona una consulta y/o sesion?
De acuerdo a su interés y posibilidades se coordina el momento, y asiste a un encuentro personal especialmente para usted, donde se le brindará toda la información que necesita, de acuerdo a lo expuesto anteriormente en este documento, y apuntando directamente a sus necesidades específicas. La función del terapeuta es acompañar al consultante en su proceso de toma de conciencia. Se cura el consultante, por sus propios medios en cuanto a los síntomas sensatos de la reparación (fase de curación), una vez que comprende el sentido y la lógica de la enfermedad que padece, descomprimiendo el estrés originario. ¿Se adquiere algún compromiso? Ninguno. Libre de cualquier compromiso, usted decide en todo momento si esta ciencia es adecuada a su proceso y momento de vida o no.

¿Por qué son aranceladas las consultas?
Es fundamental aclarar que el arancel que se percibe no está directamente relacionado con el servicio en sí, ni con el conocimiento implicado -siempre de carácter universal-; sino con el tiempo personal invertido exclusivamente en el consultante y en las necesidades mundanas que se requieren a tal efecto (por ejemplo el espacio físico, el consumo de energía eléctrica, la tecnología de apoyo, etc.). La dedicación completa, que incluye la permanente actualización en conocimientos y técnicas, implica la imposibilidad de dedicarle tiempo a otras tareas remunerativas, y es por ello que es imprescindible el intercambio, de forma que sea posible brindar el servicio que, sin remuneración, no resultaría factible y dejaría de estar disponible. El importe percibido tampoco corresponde solamente al tiempo invertido en la consulta en sí misma, sino que comprende a todo el periodo y la energía necesaria previa y posteriormente como preparación, seguimiento y cuidadoso control del proceso individual del consultante, seguido con esfuerzo, amor y conciencia por el descodificador. Es también muy importante comprender que el dinero no es otra cosa que una forma de energía, un símbolo que representa cierto potencial, y que es imprescindible mantener y sostener el intercambio en toda relación sana: se recibe un servicio o un producto, y se brinda algo a cambio por ello. De esta forma quien recibe el servicio no contrae ningún tipo de deuda, explícita o implícita, ni se desvaloriza a sí mismo percibiendo aquello que recibe como "una limosna" bajo la subliminal implicancia de "no se le cobra porque no podría pagarlo".
El pensamiento que sustenta la idea de que la espiritualidad no se debería relacionar con el dinero solamente pone en evidencia el desconocimiento respecto a lo que la espiritualidad realmente es, ya que el proceso de desarrollo espiritual requiere -como primer término y medida- la comprensión de los aspectos mundanos, para así poder recién emprender el sendero de lo sutil. Quien no valoriza tal tarea, lejos está de comprender algo de espiritualidad, y con facilidad tiende a caer en la crítica basada en el puro desconocimiento.